Saltar al contenido

Proyector láser: ¿cuál es mejor comprar en 2019?

Un proyector láser tiende a ser enfocado a negocios, educación o comerciales de gama bastante alta. Sin embargo, también hay unos pocos modelos de proyectores enfocados al mercado de consumo.

Si tienes un presupuesto superior a los 1.000€ porque quieres proyector para una de estas situaciones entonces sigue leyendo. De lo contrario si tu presupuesto es ajustado te recomendamos nuestra guía para saber qué proyector comprar.

Proyector láser: ¿a buen precio?

Como verás más abajo, en la guía de compra de proyector láser que hemos redactado para ti, verás que los precios son muy altos debido a la gama. Por suerte, hemos encontrado un listado de una tienda online que no está nada mal.

LG HF80JG - Proyector láser TV portátil Full HD 1080 (Pantalla de 40 Pulgadas a 120 Pulgadas, 2000...
Ten en cuenta que este modelo ahora mismo, es el único que hay en el mercado considerado asequible. Los otros tienen precios que pasan las cinco cifras, así que si quieres comprar un proyector láser a más no poder, me temo que este es el único para el usuario medio de altos presupuestos.

Siguen pasando de los 1.000€ pero como mínimo no llegamos a cantidades como los 60.000€, como se ha dado el caso. Nuestro favorito por ahora es el LG HF80JG de los que hemos probado. Tiene un precio inferior a los 2.000€ y es muy portable comparándolo con sus hermanos.

Guía de los proyectores láser

A parte de mostrarte una lista para comprar un proyector láser a buen precio (que no se puede decir barato, porque son caros, no nos vamos a engañar), te damos esta guía de usuario para que puedas entender más la naturaleza del proyector láser y sus cambios en el tiempo. Tanto de tecnología como de precio.

Precios prohibitivos

Éstos incluyen proyectores como los de resolución 4K de Sony de gama extremadamente alta (con versiones comerciales y para el hogar), que cuestan hasta 60.000 €, además de proyectores de Epson para el hogar con sistema de iluminación láser por 7999 € y 5999 €. Panasonic es otra de las empresas que ofrece algunos proyectores láser para negocios, igual que otros fabricantes de gama alta como Christie y Barco.

Hemos analizado varios de estos proyectores, incluyendo el Sony VPL-FHZ65, un modelo WUXGA con un precio de venta al público justo por debajo de los 10.000 €. Nuestro visualizador de imágenes y la lista de proyectores láser de abajo hacen referencia a esos análisis, y la lista también indica otros proyectores láser que no hemos analizado.

Futuro de los proyectores láser

Hay otro grupo de proyectores que usan sistemas de iluminación láser que merece la pena mencionar, y son los extremadamente pequeños como un mini proyector. Aunque la mayoría de éstos tienen sistemas de iluminación LED, hay unos pocos de ellos que usan láser. Recientemente analizamos el CL1 de Sony, un ejemplo especialmente pequeño de proyector láser.

proyector láserLos proyectores láser tienden a ser más caros que los que utilizan lámparas, pero proporcionan algunas importantes ventajas en muchas aplicaciones. Esta página explorará algunas de esas diferencias prácticas y por qué los proyectores basados en láser pueden ser la elección adecuada para muchas instalaciones.

Las últimas novedades al respecto son que Epson acaba de anunciar 7 nuevos proyectores láser de nivel comercial, ¡cubriendo un rango de luminosidad de entre 6.000 y 25.000 lúmenes! Eso sí que es impresionante.

Éste va a ser uno de los segmentos del mercado de proyectores que crezcan con mayor rapidez, gracias a los múltiples beneficios de usar láseres, muchos de los cuales se describen a continuación.

Qué hay de los 4k

Los proyectores láser no son ninguna novedad, ya que han estado disponibles desde hace más de cinco años. No sólo existen los proyectores que usan un sistema de iluminación completamente láser, sino que hay otros, incluyendo una línea de proyectores de Casio, que usan un diseño híbrido en el que se usa un láser y LEDs como fuentes de luz.

Hemos analizado algunos modelos de proyector 4k aquí de menos de 1000€.

Ilustración del sistema de iluminación láser de Sony, que hace incidir un láser azul sobre fósforo para crear luz blanca, que luego es dividida para que iniciada sobre los paneles rojo, verde y azul.

La mayoría de los proyectores láser no sacan directamente la luz láser a través de la lente. En vez de eso, usan los láseres para (mediante cualquier método disponible) crear una fuente de luz blanca, que es lo que ocurre con los proyectores de Epson y Sony.

La tecnología de Epson es bastante típica. Utiliza dos láseres azules que impactan sobre fósforo para crear en última instancia una fuente de luz blanca. Esto soluciona el problema de los artefactos visibles que se obtienen al proyectar un rayo láser.

Si hay una palabra que describa la gran ventaja de usar un proyector láser, ¡ésa sería “consistencia”! Nos referimos a consistencia de luminosidad y de color. Ambas son importantes, pero lo son aún más en algunas aplicaciones determinadas. Luego hablaremos más sobre esto.

Los proyectores basados en un sistema de iluminación láser suelen anunciar una duración del “sistema de iluminación” de entre 12.000 y 20.000 horas a la máxima potencia. Eso, amigos, es mucho tiempo. Algunas empresas ofrecen una garantía especial sobre el sistema láser, aunque otras optan por la garantía estándar de 2, 3 o 5 años.

Proyectores láser contra los de lámpara

Un proyector láser tiene una tremenda ventaja sobre los proyectores con lámpara en varias aplicaciones, pero lo más importante es que los láseres “brillan” de verdad cuando necesitas un color y una luminosidad consistentes durante largos periodos de tiempo.

Un proyector de lámpara tradicional empieza a perder luminosidad de manera casi inmediata, y la mayoría han perdido el 50% de la luminosidad tras 2500-5000 horas (según se especifique para la lámpara a máxima potencia). En comparación, un láser podría perder sólo un 10% de luminosidad en esos mismos periodos de tiempo.

Como el sistema láser dura varias veces más que las lámparas, deberás cambiar físicamente los sistemas de iluminación con mucha menor frecuencia, lo que ahorrará un montón de dinero por la mano de obra.

El color es igual de importante. Con un proyector basado en lámpara, el equilibrio de color normalmente será ligeramente distinto por algo tan simple como cambiar entre los modos de luminosidad total y eco. Pero, lo que es peor, el color también cambia con el tiempo.

Las lámparas modifican el color lo bastante como para que en los proyectores de cine en casa que se calibran, sea habitual recomendar usar la lámpara durante 100-500 horas antes de hacer la primera calibración.

Dependiendo de la duración de la lámpara y de otros factores, los fanáticos que quieran un color casi perfecto tendrán que calibrar el proyector cada 500-1000 horas. Por supuesto, hay pocas personas que consideren calibrar sus proyectores con frecuencia debido al alto coste que conlleva (cientos de euros por cada calibración por un profesional), aparte de quienes sean ricos o lo suficientemente entusiastas de la tecnología como para tener sus propias herramientas de calibración.

Por cierto, ¿has visto ya lo bien de precio que sale un proyector 4k barato hoy día?

El problema del color es especialmente importante porque algunas aplicaciones, como la mezcla de bordes (o edge blending), requieren un color muy preciso. La mezcla de bordes implica que varios proyectores tienen que producir exactamente el mismo color de modo que no puedas detectar la diferencia entre el comienzo de la imagen de un proyector y el final de la de otro.

En un mundo perfecto para estas aplicaciones de múltiples proyectores, lo que necesitas es un color y una luminosidad consistentes, además de una gran duración.

Imaginemos por un momento que tienes que elegir entre 4 proyectores láser y 4 de lámpara.

Con los proyectores láser, en nuestro mundo de “mezcla de bordes” puedes conseguir una luminosidad consistente (es decir, una “luminosidad constante”) durante más de 10.000 horas. Y aunque los colores cambiarán lentamente tras largos periodos de tiempo, los sistemas láser no variarán como los que usan lámpara, así que deberían tener el mismo equilibrio de color 10.000 horas después. En otras palabras, instala tus 4 proyectores láser, y deberían funcionar sin necesitar ajustes durante 10.000 horas o más.

Con cuatro proyectores de lámpara, primero tendrás que calibrarlos todos para que empiecen con el mismo color. Como el rendimiento de las lámparas varía, es probable que necesites una calibración ocasional de los proyectores para mantener el color constante entre ellos.

Ese esfuerzo adicional es probable que haga que no compense el ahorro de optar por las lámparas contra el láser, sobre todo después de gastarte dinero en un montón de recambios de lámparas para conseguir esas 15.000-20.000 horas de uso.

Pero eso es sólo el principio de los problemas que presenta una solución basada en lámparas. Imaginemos que las bombillas de los proyectores duran 4.000 horas. Vale, todo está instalado, todo es nuevo, la imagen es perfecta (incluso vamos a olvidarnos de recalibrar a las 1000 horas).

En vez de eso, consideremos el fallo de una sola lámpara. Digamos que la lámpara de uno de los proyectores falla a las 2200 horas. ¡Vaya!

Tu equipo de soporte técnico pone una lámpara de recambio, pero:

  • Ahora la lámpara es más brillante que las de los otros proyectores
  • La lámpara nueva también tiene un color ligeramente distinto
  • Por lo tanto, tendrás que tomar una de estas decisiones:
    • Recalibrar los otros 3 proyectores para que la imagen de todos ellos tenga el mismo aspecto, o
    • Ésta sí que hace daño al bolsillo: reemplazar las cuatro lámparas en vez de sólo una.

Como ves, el problema se encuentra en que si no reemplazas las cuatro lámparas, entonces la nueva va a cambiar tanto su color como su luminosidad a un ritmo distinto que las otras tres, así que puede que en sólo 1000 horas la imagen del proyector con la bombilla nueva no coincida con la de los otros debido a que su color se haya desplazado más hacia (o desde) el rojo, y también puede que se haya atenuado más rápido que las otras tres.

¿Podemos calificar a esto como de pesadilla? En resumen: cuando se necesite precisión de color y luminosidad (en configuraciones de múltiples proyectores), un sistema de iluminación de estado sólido como un sistema láser puede suponer una enorme ventaja, con unos costes a largo plazo que demuestran ser inferiores a los de los proyectores que usan lámparas.

Y puede que más importante, ¡la cantidad de intervenciones del servicio técnico necesarias para los proyectores basados en lámpara será drásticamente superior!

Precio del proyector láser comparado con el de lámpara

No hay una diferencia de precio claramente delimitada entre el coste de usar láser en vez de lámpara, pero yo estimaría que en proyectores como los modelos de Epson de 6.000 € y 8.000 €, el fabricante podría haber ofrecido el mismo proyector con una solución basada en lámpara por 1500-2500 € menos.

Por supuesto, tras varios años, 1000 € o más de la diferencia se compensarán con el coste de las lámparas de recambio. Y si asignas un valor al tiempo de soporte técnico, puedes lograr mayores ahorros.

Si buscas proyectores comerciales de gama extremadamente alta, como uno de 60.000 € de Sony, estaríamos hablando de sistemas de iluminación mucho más luminosos en comparación con los de los accesorios de cine en casa, así que la diferencia en el precio de venta entre un proyector de lámpara y uno láser será mayor. Pero el ahorro en los costes del servicio técnico también será mayor en el caso del láser.

Proyector láser: ¿cuál es mejor comprar en 2019?
5 (100%) 1 vote