Saltar al contenido

¿Quieres comprar gramófono antiguo en 2019? Mira estos

¿Quieres comprar gramófono antiguo? ¿quieres que sea barato y bueno? pues bien, antes de pasar a la guía para que puedas elegir, preguntamos a nuestros lectores que habían comprado uno.

Estos son los 6 ganadores más votados que gustaron más.

Primera norma: evita a los vendedores de cachivaches si es posible, a menos que sepas exactamente qué es lo que compras. Este tipo de vendedores no saben nada sobre lo que venden y no tienen escrúpulos… Si pueden exprimirte, ¡lo harán!

¿Gramófono o fonógrafo?

El fonógrafo

El inventor estadounidense Thomas Alva Edison patentó el primer fonógrafo el 24 de diciembre de 1877. Su dispositivo podía grabar sonidos mediante una aguja con la punta redondeada unida a un diafragma de metal.

Esta aguja registraba los sonidos grabando en relieve una hoja de estaño colocada en un eje giratorio en el que ya se había cortado una ranura. Una vez que la grabación había finalizado, podría leerse mediante la aguja, la cual transmitía las vibraciones al diafragma, que a su vez las convertía en sonidos.

Posteriormente, el estaño sería reemplazado por cera (una idea de Alexander Graham Bell), lo que mejoraba la calidad del sonido después de la grabación. Hacia 1901, un nuevo proceso para moldear cilindros de cera permitió su producción en masa. En 1912, los cilindros empezaron a hacerse de celuloide.

La primera aplicación comercial del fonógrafo tuvo lugar en 1889 y consistió en la grabación de textos que había que transcribir. El “Dictaphone” (Dictáfono) de Columbia, una empresa creada por Bell, y el “Ediphone” de Edison usaban cilindros de cera que podían grabarse al menos 125 veces después de pulirlos. Algunas empresas de Norteamérica usaron cilindros de cera para el “Dictaphone” hasta 1969.

En la Europa continental, la competencia entre el cilindro y el disco sólo duró una década (entre 1898 y 1908). Sin embargo, en Norteamérica duró más de 20 años, ya que Edison lanzó sus últimos modelos en 1915.

Fabricó cilindros musicales hasta octubre de 1929, cuando se produjo el crash bursátil que llevaría a la empresa de fonógrafos de Edison a la bancarrota.

Gramófono

El gramófono fue patentado y desarrollado por el alemán Emile Berliner en 1887 a partir de una idea de Charles Cros depositada en la Academia de la Ciencias de París en abril de 1877, ocho meses antes de la solicitud de patente de Edison.

comprar gramófono antiguoNo se distingue por la forma del soporte usado, que es un disco en lugar de un cilindro, sino por cómo se graba. De hecho, los cilindros se cortan verticalmente, mientras que las grabaciones de 78 rpm se cortan lateralmente.

La idea de Charles Cos estaba basada en la invención del fonoautógrafo, patentado en 1857 por el francés Edouard-Leon Scott de Martinville, quien realizó las primeras grabaciones. Sin embargo, estaba construido para estudiar las vibraciones del sonido y no para reproducirlas.

Uno de sus fonoautogramas, que data del 9 de abril de 1860 y que contenía la ahora famosa canción “Au clair de la lune”, fue digitalizada por un equipo de investigadores estadounidenses en 2008, quienes hicieron que fuera audible mediante un ordenador.

Visto bajo el microscopio, un grabado de corte lateral es como un río serpenteante en un mapa. Aunque Berliner fue responsable de la adopción de este proceso, deberías saber que no fue el primero en probarlo. De hecho, hay un disco grabado que fue registrado en el Instituto Smithsoniano en 1881 y realizado ese mismo año por Charles Sumner Tainter.

Berliner empezó sus experimentos obteniendo una línea ondulada en una placa de vidrio de un diámetro bastante grande y que estaba recubierta de negro de carbón. Luego, se transfería a un disco de zinc mediante un proceso fotográfico, como sugirió Charles Cros en abril de 1877. Sin embargo, pronto adoptó un método para obtener la misma línea directamente en un disco de zinc bastante pequeño recubierto de laca, según sugirió Charles Cros en octubre de 1877 en la revista “La semaine du clergé”.

En ambos casos, el registro del sonido se conseguía mediante un grabado en relieve. Los primeros discos de zinc reproducidos mediante prensado en Alemania y vendidos por Berliner medían 12,5 centímetros de diámetro y estaban hechos de gutapercha. Estaban pensados para ser usados en gramófonos de juguete. Luego, Berliner lanzó discos de 17,5 en Estados Unidos en 1895.

Estos discos estaban hechos de goma laca, un material parecido a la ebonita. Los discos de 25 centímetros aparecieron en 1901, y los primeros de 30 centímetros se lanzaron en 1903.

Un gramófono consiste de al menos tres elementos: 1) un plato giratorio donde se colocaba el disco y que giraba mediante una manivela o, más tarde, un resorte motor; 2) un brazo que dispone en un extremo de una cabeza reproductora (a su vez compuesta de una aguja parecida a las de costura y un diafragma) y que se mueve siguiendo el desplazamiento de dicha cabeza sobre el disco, y 3) un dispositivo de amplificación, generalmente de forma cónica y llamado bocina.

En 1910 aparecieron los gramófonos portátiles. La amplificación acústica se realizaba en algunos casos mediante una cavidad cónica dentro de la carcasa, cuya abertura se situaba entre el plato giratorio y la tapa.

El fonógrafo grababa y leía cilindros. Sin embargo, el gramófono leía discos. Ha evolucionado hasta hoy en forma de los mejores tocadiscos baratos (eléctrico para 45 rpm y 33 rpm), luego usando circuitos electrónicos y, por último, en forma de pequeños reproductores de CD mediante láser.

Usar las palabras “fonógrafo” o “tocadiscos” para referirse a un gramófono es un error habitual cometido por quienes no son expertos, y especialmente por los vendedores de cachivaches que venden estas máquinas antiguas (a precios muy caros) como si fueran cualquier otro objeto, y ocultándose detrás de la frase “no tengo ni idea sobre el tema, pero sé que es una antigüedad rara”. Por lo tanto, estos vendedores no son recomendables para comprar un gramófono antiguo.

Las marcas más conocidas

La marca más conocida es HMV, o His Master’s Voice (es decir, la Voz de su Amo), conocida en los países de habla francesa como “La Voix de son Maître”. Más tarde, esta empresa se fusionó con Columbia (EEUU) alrededor de 1940.

Otras marcas que también son conocidas incluyen: Decca (Reino Unido), Victor (EEUU), Paillard, Thorens, Phrynis (Suiza), Odeon (Alemania) y Colibri (Bélgica). Algunas marcas más pequeñas, como Alba o Triumphon (Reino Unido), también han sido populares.

Comprar gramófono antiguo de bocina y los portátil

Los primeros gramófonos que aparecieron en el mercado a principios del siglo XX fueron gramófonos de bocina. Tenían una forma un poco parecida al fonógrafo, su ancestro directo.

No fue hasta alrededor de 1910, sobre todo durante la Primera Guerra Mundial, cuando apareció el primer gramófono portátil (los gramófonos de las trincheras). Y después de esto, entre 1920 y 1955 aparecieron los gramófonos portátiles que conocemos actualmente.

Se los llamó “gramófonos de picnic”, a los cuales ayudó enormemente el auge del automóvil y las salidas familiares de los domingos. En este sentido, podríamos distinguir entre gramófonos de picnic (parecidos a un maletín) y gramófonos de viaje (similares a una cámara actual).

En las casas había grandes gramófonos de bocina decorados (muy bellos) y gramófonos de armario (a menudo con un armario oculto mediante puertas para guardar las grabaciones).

El fonógrafo se convirtió en una pieza de museo y de coleccionistas. Ahora bien, debemos darle el crédito a Edison, el inventor, ya que su principio de reproducción (grabación) de la voz humana fue usado posteriormente en los grabadores de cinta, los dictáfonos y los modernos grabadores actuales de microchip.

Gramófonos falsos

¿Cómo reconocerlos? ¿Cómo evitar ser timado al comprar un gramófono antiguo genuino?

Para ayudar a los lectores que no sean necesariamente expertos en fonógrafos, a continuación describimos los pequeños detalles, casi imperceptibles, que permiten reconocer (tras mucho estudio y años de práctica) un gramófono falso, como los que hacen indios y paquistaníes que trabajan mal pagados en dichos países:

    1. Una caja hexagonal o redonda es típica de los gramófonos falsos fabricados en India. Ningún fabricante real de fonógrafos hizo nunca unas cajas tan ridículas. Normalmente están hechos de madera blanca embadurnada con una pintura espesa, y no hay que confundirlos con los hermosos fonógrafos antiguos franceses o británicos, que están pulidos y decorados. El interior de la caja está recubierto de pintura negra para ocultar la madera blanca.
    2. La bocina, de aspecto burdo, es de latón muy brillante. Las bocinas originales siempre son de metal pintado de distintos colores, normalmente tonos que combinan bien y decorados con hilos dorados.
    3. El pedestal tiene un aspecto tosco, mientras que los originales solían estar pulidos y niquelados. Además, las cabezas de los tornillos estaban cromadas.
    4. El codo de la bocina tiene un ángulo cerrado (más fáciles de hacer), mientras que los antiguos de verdad eran curvas totalmente originales.
    5. El brazo tiene forma de “S”, inspirado en los antiguos gramófonos portátiles. Además, se sujeta al pedestal usando una barra roscada, formando así una unión deplorable que suele atascarse.
    6. El plato giratorio, también inspirado en un fonógrafo de maletín (un gramófono portátil), tiene un borde inclinado cuando debería ser recto. Además, normalmente gira mal, ya que el agujero central no siempre se corresponde con el diámetro del eje del motor.
    7. La caja de resonancia (el reproductor), a pesar de incluir el rótulo “His Master’s Voice”, es de fabricación reciente y es imposible de desmontar en caso de que funcione mal.
    8. La manivela, totalmente nueva, es demasiado larga y no permite darle vueltas de forma ergonómica.
    9. El logotipo de HMV con el perro Nipper es una mala reproducción (con un acabado tosco) del original, el cual sólo aparecía en la caja de los fonógrafos de bocina fabricados por esta marca.
    10. El mecanismo del interior también está basado en un gramófono portátil. Además, puede funcionar bastante bien durante algún tiempo, o no funcionar durante más de una semana. En cualquier caso, ¡no es garantía de nada!

En otras palabras, es posible reconocer un gramófono falso a la legua, ¡incluso con niebla! Sólo sería posible engañar a un incauto.

Por supuesto, si de verdad quieres comprar un gramófono antiguo falso (de forma consciente), no podemos disuadirte. Podrás encontrar uno en cualquier mercadillo por 50 €.

Pero no te gastes ni un euro de más, porque estos dispositivos no tienen ningún valor para los coleccionistas y los aficionados serios, y no podrás venderlo si quieres librarte de él algún día.

Si quieres comprar un gramófono antiguo de verdad que funcione y que tenga todas sus piezas originales, debes tener en cuenta que se vende por un precio mucho más caro (al menos diez veces más)… ¡Y eso cuando tienes la oportunidad de encontrar uno! Pero ésa es otra historia…

Como complemento a este texto esclarecedor, habría que añadir que es fundamental tener cuidado con los vendedores de cachivaches que intenten hacer pasar un gramófono falso por uno verdaderamente antiguo.

Ahora mismo, es posible encontrar esta basura en eBay por unos 300 euros y más. La charlatanería de los vendedores de cachivaches suele ser el recurso que utilizan para engañar a la gente honesta (no tienen clientes, sino víctimas de un engaño).

Así que si vas a comprar un gramófono antiguo, recurre solamente a coleccionistas y tiendas especializadas. En eBay y otras webs de compras, así como en los mercadillos, abundan los timadores. Ante la duda, lo mejor que puedes hacer es informarte.

Los gramófonos portátiles

En el caso de los gramófonos portátiles, la situación es bastante distinta:

  1. Es muy difícil o imposible hacer copias de un gramófono portátil. Esto se debe a que los materiales antiguos (resina, cromo, cajas de resonancia, motores, platos giratorios…) son muy caros. Por lo tanto, montar uno que no se pueda reconocer como falso a simple vista sería inconcebible, ya que hay gramófonos auténticos en el mercado.
  2. Además, ¡el precio sería más prohibitivo en el caso de uno falso que en uno de verdad! algo que había pasado también al comprar un theremín.
  3. Lo primero a lo que hay que prestar atención es a que las piezas montadas de un modelo procedan de otro. En este caso, puedes saber lo que estás comprando realmente consultando la documentación del modelo concreto en Internet y en sitios especializados.

La caja de resonancia (el reproductor) es la parte que se suele cambiar. Como es muy frágil, cuando se rompe la pieza original, los dueños y las tiendas de antigüedades, pero especialmente los vendedores de cachivaches (“vendedores de antigüedades”) sustituyen esta pieza por una de otro modelo.

Incluso llegué a ver un modelo portátil con una caja de resonancia india o pakistaní pésimamente fabricada y que estaba a la venta por un precio prohibitivo. Esta práctica es un puro timo. ¡Ten cuidado!

  1. La otra pieza que se suele reemplazar por una de otro modelo es el motor. Normalmente, cuando se rompe un motor, hay especialistas que lo pueden restaurar fácilmente. Estas piezas son resistentes y deberían durar siglos. Además, cada fabricante tiene sus propios modelos específicos de motores (como el HMV 271B o el Garrard No. 50). De nuevo, a la hora de comprar un gramófono antiguo portátil, comprueba la documentación y mira el motor que usa en su interior.
  2. Las otras partes que se suelen reemplazar son la manivela, los tornillos, las piezas metálicas, los soportes, etc.
  3. ¡Una restauración de verdad debería ser realizada por un especialista usando las mismas piezas de repuesto originales que se usaron al fabricar la máquina original! Y de eso no se preocupan los vendedores de cachivaches que (supuestamente) “no saben nada”, y que intentarán desesperadamente vender su “objeto” a un precio más elevado al primer incauto al que embauquen.

Tiendas especializadas, aficionados, coleccionistas y expertos contra vendedores de cachivaches… La gran diferencia.

De nuevo, antes de comprar un gramófono antiguo a un vendedor de cachivaches, consulta a un especialista. Es la mejor manera de evitar que te timen, y debería convertirse en una norma:

¡NUNCA COMPRES UN GRAMÓFONO A UN VENDEDOR DE CACHIVACHES! (Definición de vendedor de cachivaches: alguien que vende de todo, incluyendo relojes, cuadros, piezas de metal, libros, etc., y de vez en cuando un gramófono oxidado sobrevalorado)

¡Hay suficientes especialistas, coleccionistas y personas que son honestas al vender!

¿Y el precio?

En este asunto, los precios siempre están basados en la oferta y la demanda. Sin embargo, normalmente es posible distinguir algunas pistas.

En el caso de un gramófono de bocina auténtico reconocido como tal por un especialista, la negociación puede estar en el rango de entre 200 y 1500 euros, dependiendo de la marca, la rareza y el estado.

Un especialista podría ayudarte a determinar un precio para un gramófono. Sin embargo, se trata de máquinas raras que pueden venderse por precios elevados. Por lo tanto, tendrás que realizar una tasación.

Por otro lado, si se trata de un gramófono portátil reconocido como tal por un especialista y tiene todas sus piezas auténticas, estén restauradas o no, la negociación puede estar entre 1 euro (chatarra) y 400 euros (para uno bueno que esté revisado y limpio), y siempre de acuerdo con su marca, rareza y estado.

De nuevo, un especialista podría ayudarte a establecer un precio para un gramófono determinado. Sin embargo, como en el caso anterior, se trata de máquinas poco habituales que podrían llegar a venderse por precios altos. Por lo tanto, tendrás que efectuar una tasación.

En conclusión

Para comprar un gramófono antiguo, restaurarlo o comprar piezas, es totalmente necesario conocer a especialistas de todo el mundo. Por desgracia, estos especialistas no lo saben todo, y tampoco pueden hacerlo todo.

Así que ponte en contacto con ellos, hazles preguntas y busca otros especialistas. Ellos mismos te indicarán otras personas a las que puedes consultar si fuera necesario.

Si no eres un experto, olvídate de los mercadillos y los vendedores de cachivaches. Esta gente vende de todo para ganar dinero y, cuando están delante de alguien que no es experto, suelen comportarse como delincuentes. Así que deja que sean los expertos los que traten con ellos (¡a veces incluso llegan a pillarles!).

¿Quieres comprar gramófono antiguo en 2019? Mira estos
5 (100%) 1 vote